Lxs LGTB son el nuevo enemigo de Polonia

La xenofobia era su punto fuerte. Populistas y nacionalistas han conquistado Europa del Este gritando ante la invasión y la islamización de Occidente. Pero la amenaza de “asalto migratorio” ha disminuido: según una encuesta publicada por el European Council on Foreign Relations (Consejo Europeo de Relaciones Exteriores), un grupo de expertos paneuropeo, el problema de la migración ya no preocupa al electorado como solía hacerlo. En las últimas semanas, los partidos soberanos de Europa del Este han dirigido su ira hacia otro objetivo.

Ahora se enfocan en el odio hacia los homosexuales para obtener apoyo. Desde Rumania, donde el gobierno ha tratado de cambiar la Constitución para prohibir los matrimonios entre personas del mismo sexo en Hungría, donde los homosexuales son considerados un peligro para la familia tradicional, lxs LGTB son considerados por parte de los soberanos y los populistas como una amenaza a lo que ellos llaman “valores europeos”.

Jaroslaw Kaczynski, el líder del partido polaco “Ley y Justicia”, dijo en la convención del partido de marzo que el futuro de Polonia depende de la batalla contra lxs LGTB. “Debemos defender a la familia polaca. Debemos defenderlo furiosamente porque ellxs una amenaza para la civilización, no solo para Polonia sino para toda Europa, para toda la civilización basada en el cristianismo ».

“Creo que Polonia será una región libre de lxs LGBT. Espero que lo sea “, dijo Elzbieta Kruk, candidata del partido” Ley y Justicia “en las elecciones europeas. Al grito LGTBfóbico de la política se unen voces influyentes de la sociedad civil. El conocido educador y reverendo Marek Dziewiecki declaró durante una transmisión de radio que el “+” en el eslogan “LGBTQ. +” significa “pedófilos, zoófilos, necrofilia”.

Sin embargo, una encuesta reciente realizada por Ipsos para los medios de prensa de OKO revela que el 56% de los polacos no se oponen a las uniones civiles, mientras que solo el 52% adoptó esta posición hace dos años. Si el espectro de la inmigración había encontrado un terreno fértil en Polonia, la LGTBfobia no tiene necesariamente la misma atracción.

Brunei, el sultanato aprueba la pena de muerte para LGTB y adúlteros

Desde el 3 de abril, lxs LGTB y los adúlteros corren el riesgo de muerte por lapidación y azotes. El pequeño estado islámico de la isla de Borneo introdujo la pena de muerte como parte de la implementación fuertemente criticada de un nuevo código penal basado en la Sharia.

A partir de la próxima semana, la población del reino del sudeste asiático estará sujeta a una nueva serie de leyes draconianas, que también incluyen la amputación de una mano y un pie por el delito de robo. Brunei, que en los últimos años ha adoptado una forma más conservadora del Islam, anunció en 2014 su intención de introducir la sharia, el sistema legal islámico que impone severos castigos corporales a través de una directiva del sultán, que es uno de los líderes más ricos. del mundo con activos de alrededor de 20 mil millones de dólares, y esta sentado en el trono desde 1967.

Brunei, una colonia británica hasta 1984, todavía tiene un fuerte vínculo con el Reino Unido. La homosexualidad era ilegal en Brunei desde el dominio colonial británico.

La nueva ley contra LGTB y adúlteros ha provocado la indignación de las organizaciones de derechos humanos. La ley de la sharia se aplicaría solo a los musulmanes, que representan aproximadamente dos tercios de la población.

¿Quiénes son los exponentes que participan en el Congreso de la Familia? Todos LGTBfobos

El Congreso Mundial de las Familias tendrá lugar en Verona 29 a 31 marzo: es promovido por las siglas pro-vida y anti-LGBT , así como las asociaciones fundamentalistas católicas, ortodoxas y los evangélicos, todos unidos por la promoción de los valores cristianos, la oposición al aborto, la condena de la homosexualidad, la lucha contra la pornografía y una visión restrictiva de los derechos y el papel de la mujer. El viceprimer ministro Matteo Salvini asistirá al congreso además del ministro de la familia quienes son promotores del Congreso.

Entre los oradores del Congreso hay varios exponentes extranjeros que han expresado posiciones que han provocado fuertes críticas. Por ejemplo, Dmitri Smirnov, el arcipreste de la Iglesia ortodoxa rusa, llamó a las mujeres que deciden abortar para ser “asesinos y caníbales”.

La parlamentaria ugandesa Lucy Akello es recordada por haber argumentado que la homosexualidad debe ser procesada con la pena de muerte si está “agravada” y con la cadena perpetua como una medida menor.

El presidente de Moldova Igor Dodon, después de su elección, dijo que no era “el presidente de los gays, porque deberían elegir a su presidente”.

Alexey Komov, el embajador ruso del Congreso Mundial de la Familia en la ONU, sobre los crecientes actos de homofobia en Rusia respondió lo siguiente: “Me parece ridículo hablar de homofobia, en el caso de que hubiera una simple aversión a ciertos estilos de vida, típicos de los gays “. Y luego: «¿Soluciones para educar bien a sus hijos y protegerlos de Internet y los medios de comunicación? La única solución es la educación en el hogar, es decir, estudiar en casa con tus padres para transmitir valores saludables y cristianos a niños y niños “.

Brian Brown, presidente de la organización internacional para la familia, dice que “el ejército es para la guerra, no para erecciones”, una frase que se refiere a su oposición a la entrada de transexuales en el ejército. Es contra los matrimonios homosexuales y dijo que “los impulsos homosexuales pueden ser reparados”.

Katalin Novak, Ministra de la Familia del gobierno húngaro de extrema derecha liderada por Orban, aprobó una ley que exime a las mujeres con al menos cuatro hijos de pagar el impuesto sobre la renta: “Ya no queremos migrantes, sino más niños húngaros y más niños cristianos europeos “,

“Pena de muerte para lxs LGTB”: el Gobierno italiano reúne LGTBfobos en Verona

Pena de muerte para los homosexuales, aborto comparado con una práctica caníbal, no a las personas trans* en los ejércitos.

Estas son solo algunas de las palabras clave de los oradores del Congreso de las Familias, el evento que se celebrará en Verona del viernes 29 al domingo 31 de marzo de 2019, con el firme apoyo del Ministro de la Familia italiano.

El evento reunirá a políticos, activistas y personalidades que se oponen firmemente a cualquier apertura a parejas LGTB y derechos como el aborto.

Ahora que se acerca el evento y se conocen más detalles sobre el programa, se nota como algunos oradores, a lo largo de los años, han expresado posiciones bastante retrógradas sobre los derechos civiles y la familia.

En la mayoría de los casos lo hicieron con frases explícitas y escalofriantes. La parlamentaria ugandesa Lucy Akello, que será uno de los oradores, por ejemplo argumenta que la homosexualidad debe ser sancionada con la pena de muerte.

Brian Brown, fundador de la International Organization for the Family (Organización Internacional para la Familia), el lobby de Estados Unidos que organiza el evento, hizo declaraciones de este tenor: “El ejército es para la guerra, no para las erecciones”, una frase que se refirió a su Oposición a la entrada de personas trans* en el ejército. Brown también afirma que los abortos son la principal causa de femicidio en el mundo, porque si las niñas pudieran nacer “ya no serían asesinadas”.

Al evento también asistirán Katalin Novak, vicepresidenta de la Duma rusa, una opositora de las familias homosexuales, y Alexey Komov, activista que dice que el estilo de vida homosexual “no es saludable”.

El gobierno italiano respalda la conferencia de la derecha antiaborto y antiLGTB

En Verona, la “ciudad de Julieta” , tendrà lugar el 29 y el 31 de marzo, el Congreso Mundial de las Familias. Aquí se ha citado, la “internacional conservadora” que desde Estados Unidos hasta Rusia lucha contra las conquistas de los derechos civiles y universales en el Viejo Continente recibió una cita. La reunión ha sido propuesta por el Ministro de la familia Lorenzo Fontana. A su lado, los líderes de la Liga Norte y del gobierno italiano.
la cumbre está organizada por el Ajuntamiento de Verona y patrocinada por la Presidencia del Consejo, la Región del Véneto y la Provincia de Verona. En el programa, entre estrictas medidas de seguridad, tres días de reunion y una procesión final.

La derecha italiana manifestará el regreso a la “familia natural”, la abolición de la ley sobre la interrupción del embarazo, el fin de los matrimonios LGTB. Se oponen a todo esto las asociaciones, a los académicos, ONGs, movimientos feministas y todo el archipiélago político y cultural que en medio siglo ha proyectado a Occidente en la órbita del respeto por los derechos humanos.

Para aumentar la tensión, la agenda del congreso, la lista de oradores y el apoyo institucional exhibido en los carteles. En la cumbre mundial de antiaborto y antiLGTB, participa también la extrema derecha europea, desde Fuerza Nueva hasta Amanecer Dorado, una gran representación de Rusia, ex repúblicas soviéticas y países africanos donde el divorcio, el aborto y la homosexualidad son delitos. Entre los más conocidos, el presidente de Moldavia, Igor Dodon, el ministro húngaro para la familia, Katalin Novak, el vicepresidente de la Duma rusa Olga Yepifanova, el patriarca de la Iglesia católica siria Ignazio Giuseppe III y el arzobispo ortodoxo Dmitri Smirnov, puente entre el presidente Vladimir Putin y el patriarca ruso Kirill: junto con los líderes tradicionalistas de Polonia, Ucrania, Serbia, Croacia, Albania y Georgia, la activista nigeriana anti-gay Theresa Okafor y la parlamentaria ugandesa Lucy Akello, que apoya la pena de muerte para El “delito de homosexualidad agravada” y el ideólogo estadounidense de derecha Steve Bannon, ex asesor del presidente Donald Trump.

Las asociaciones para los derechos humanos y los movimientos feministas, se movilizan así contra las “políticas regresivas apoyadas por las instituciones y el gobierno italiano”. Universidades, organizaciones internacionales, partidos de centro-izquierda e intelectuales denuncian, en cambio, las “conexiones ideológicas y financieras ambiguas que en Europa vinculan ahora a la extrema derecha, el radicalismo cristiano, la soberanía anti-UE y los círculos políticos rusos más cerca del Presidente Putin”.

La socióloga de la Universidad de Innsbruck, Kristina Stoeckl, ha dedicado un estudio a esto, siguiendo el congreso mundial de las familias desde el principio. “La defensa de la familia tradicional, dice, no es el objetivo principal. El punto de encuentro es utilizar la tradición cristiana para crear un consenso en torno a la soberanía nacional y los conceptos de derecha derivados del fascismo, contra la comunidad internacional que comparte y defiende el período de posguerra. Laicos son los derechos humanos promovidos por las democracias”.

Un proyecto de ley en Italia busca bloquear las adopciones de niñxs a parejas LGTB

Los derechos de las parejas LGTB en términos de adopciones están en riesgo. Una propuesta intenta cancelar una línea de la ley que también permite que las parejas homoparentales críen a un/a niñx.

La ley sobre las uniones civiles de 2016 no extendió a las parejas del mismo sexo la posibilidad de adopción del hijo del cónyuge (el llamado hijastro) reservado para cónyuges heterosexuales del art. 44 lit. b) de la Ley 184/1983 que indica cómo el niño puede ser adoptado “por el cónyuge en el caso en el que el niño también es el hijo adoptivo del otro cónyuge”. Sin embargo, los jueces siempre han autorizado, desde 2014, la adopción incluso dentro de las familias homoparentales, gracias a una regla diferente de la que establece para el hijastro (Artículo 44 letra d) que indica cómo puede el/la niñx adoptarse “cuando exista la imposibilidad establecida de una dotación pre-adoptiva”, es decir, cuando no haya condiciones para confiar en ella. Con la aprobación de la ley de uniones civiles, el Parlamento ha insertado un codicilo: “se mantiene firme según lo previsto y permitido en términos de adopción por las regulaciones actuales”, de esta manera se evitó que la falta de extensión del hijastro a las parejas homosexuales pudiera ser explotada por cancelar los derechos de las familias homoparentales ahora adquiridas.

Un senador catolico de Forza Italia presentó en el Senado un proyecto de ley que, de ser aprobado, eliminaría ese incidente, culpable, según el peticionario, para alentar prácticas ilícitas y crear “niños conscientemente programados para ser privados de una de las dos figuras parentales y el conocimiento de sus orígenes y su identidad “.

Al motivar su solicitud, el peticionario ha reunido la adopción de hijastros, la adopción moderada, la fertilización heteróloga (admitida y practicada en gran medida principalmente por parejas heterosexuales), la gestación por los demas y las adopciones internacionales para tratar de convencer que, en defensa de un interés no especificado del sistema legal, la ley debe ser eliminada, con el resultado de privar a lxs niñxs de parejas del mismo sexo de la protección.

Sobre la posibilidad de aprobación, veremos: la Liga es un orgulloso campeón de la familia fundada en el matrimonio y el Cinquestelle nunca ha tenido una posición firme.

¿Existe el riesgo de un paso atrás? En realidad, no lo parece, también y sobre todo porque los juicios que permitieron la adopción del hijo de la pareja en una pareja de homosexuales son independientes de la ley de Uniones Civiles. La mayoría de las adopciones tuvieron lugar en parejas que simplemente cohabitaban: las primeras son en 2014, dos años antes de la ley, cuando no existían las uniones civiles. Además, las primeras adopciones de este tipo se referían a parejas heterosexuales.

Para cancelar las familias homoparentales, no es necesario cambiar la ley : uno debe tener el coraje de aprobar una nueva ley que establece que dos gays o lesbianas que cohabitan están expresamente prohibidos, lo que se permite a los cohabitantes heterosexuales y, en algunos casos, incluso sola. Pero tal regla sería cancelada al día siguiente, precisamente porque violaría la Constitución, así como una serie de convenios internacionales que Italia ha firmado.

No es posible, entonces, entender por qué solicitar la aprobación de una ley que sería completamente ineficaz para lograr el propósito que se propone.