El periódico más grande de Brasil, Folha de S. Paul, publicó en su portada una ilustración de un beso entre dos hombres, tomado de un cómic de Marvel, como un gesto de protesta contra el intento del alcalde de Río de Janeiro de censurarlo. Marcelo Crivella, un ex pastor evangélico, había ordenado retirar de la Feria del Libro en Río de Janeiro las copias de la novela gráfica ‘Avengers: The Children’s Crusade’ (Vengadores: La Cruzada de los Niños) exhibida en una exposición para niños. Según él, el cómic tenía “contenidos no aptos para menores”. Ayer, la Corte Suprema anuló el fallo anterior de un tribunal que había apoyado la iniciativa de Crivella.
Al publicar el cómic con el beso gay en la portada, Folha de S.Paulo quería “arrojar luz sobre las amenazas de censura”, así lo explicó su director Sergio Dávila al diario íngles Guardian.

Asesinada con ocho puñaladas la activista rusa LGBT Elena Grigorieva

Ocho puñaladas, entre la espalda y la cara. Entonces, no contentos, la estrangularon. Elena Grigorieva, activista LGBT de 41 años, fue asesinada. Su cuerpo fue encontrado el domingo en San Petersburgo.

Bisexual declarada, Grigorieva fue asesinada cerca de su casa, como lo reveló el activista Dinar Idrisov. Varias veces amenazada, y víctima de violencias, Elena había presentado varias denuncias, sin tener ningún tipo de ayuda.

En la Rusia LGTBfóbica de Vladimir Putin, por lo tanto, se sigue muriendo, si alguien se opone a las políticas extremistas de su presidente. En una de las últimas imágenes de Elena, tomadas durante una manifestación LGBT, la activista amordazada blandió un cartel que decía “Hay más de 5 millones de personas homosexuales en Rusia. Debido al atraso y al odio, se ven obligados a vivir en secreto “.

Brasil, la LGTBfobia se convierte en un crimen. El veredicto de la Corte Suprema que no le gusta al gobierno.

Una sentencia histórica traza un nuevo camino en Brasil para defender los derechos civiles. La Corte Suprema Federal decidió por mayoría (seis votos de cada once) equiparar la homofobia y la transfobia con el racismo. Ambos serán considerados delitos y pueden ser castigados hasta 3 años de prisión.

El veredicto pronunciado por el Supremo da la bienvenida a dos apelaciones de la asociacion de Brasil de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (ABGLT) y al Partido Popular Socialista (PPS) promovido en 2012 y 2013. El debate comenzó en febrero pasado. La votación estableció la sanción, pero las conclusiones deben llegar el 5 de junio cuando la Corte se reúna nuevamente.

El veredicto marca un punto importante en la batalla por el respeto de los derechos civiles, especialmente con respecto a la esfera y la orientación sexual. Las personas gays y lesbianas permanecen gueteadas y perseguidas, víctimas de violencia y agresión. Solo este año, 141 hombres y mujeres que forman parte de la gran población LGBT han sido asesinados. Pero el pronunciamiento de la quinta sección de la Corte Suprema Federal es también un signo de su independencia y su papel principal en los principios constitucionales que abre un nuevo conflicto en las relaciones ya tensas con el gobierno de Jair Bolsonaro y el frente conservador del Congreso.

Los jueces piden a la Corte Suprema que inste al Parlamento a aprobar una ley contra la homofobia y la transfobia, pero de inmediato establecen que son delitos iguales al racismo. Hubo una carrera contra el tiempo entre el poder judicial y el poder legislativo. Un proyecto de ley sobre identidad de género fue presentado al Senado hace dos días y luego aprobado por la Comisión Constitucional y la Justicia. Extiende el crimen de racismo también a la discriminación en la identidad de género.

El Congreso quiso anticipar la discusión y el voto de la Corte Suprema. Lo consiguió pero solo parcialmente. Pero esto le permitió no ser desplazado y enviar una nota de aclaración al Supremo con quien afirmó haber abordado el tema.

Se trataba de decidir si esperar al proceso legislativo y, por lo tanto, respetar la autonomía del Parlamento o votar de inmediato y establecer un principio constitucional. El presidente de la TSF, Antonio Dias Toffoli, llevó el caso al pleno. Hubo una larga discusión, con el concejal Luís Roberto Barroso presionando para la votación explicando que “todos los que son atacados y discriminados no pueden esperar” y Toffoli, a favor de una suspensión para no entablar relaciones con el Congreso, que él respondió: “Todos los datos dicen que ya hay una disminución en la agresión y la violencia”. Pero al final prevalecieron los votos a favor de un veredicto.

La derecha está furiosa. Algunos parlamentarios pidieron la destitución de los concejales de TSF que votaron a favor. Son los mismos que promovieron la “marcha loca” del domingo en apoyo de Bolsonaro.

El choque entre el Supremo y el Congreso está en su apogeo. En juego está el otro gran tema: el de las drogas. La semana pasada, el Senado aprobó una ley que refuerza las penas por el uso y posesión de maconha, la marihuana brasileña. Y esto es precisamente en vísperas de una sentencia del Tribunal Superior Federal que, en cambio, apunta a la despenalización.

Griezmann: Dejo el campo si escucho gritos homofóbicos

“Basta con la lgtbfobia en el fútbol”, dice Antoine Griezmann en la portada de Têtu, la histórica revista francesa LGBT. El delantero campeón del mundo con el equipo de futbol de Francia, ha decidido comprometerse con sus compañeros víctimas de discriminación. Griezmann denuncia el machismo que sigue reinando en el público, en los vestuarios y en el campo. Y promete: “En este punto, si vuelvo a escuchar a un jugador que pronuncia frases homofóbicas durante un partido, creo que interrumpiré el juego y abandonaré el campo”.

La amenaza de Griezmann no tiene precedentes. Muchas voces han pedido a los jugadores que dejen de jugar frente a episodios discriminatorios (Liliam Thuram le pide que enfrente de cantos racistas contra jugadores negros), pero nadie ha tomado una decisión similar. El silencio sobre la homosexualidad en el fútbol de alto nivel ya se ha roto en el pasado, por ejemplo en 2012 por el otro campeón del mundo, Olivier Giroud, pero esta vez Griezmann evoca la parada inmediata en el juego. “Si algunos jugadores salen del armario, quiero que sepan que hay alguien con quien pueden contar: yo”, agrega Griezmann. Estaré a su lado, porque para oponernos a este fenómeno debemos hablar de ello. Debemos repetir que la homofobia no es una opinión, sino un crimen “.

El tabú de la relación entre la homosexualidad y el mundo del fútbol se rompió por primera vez en septiembre de 2002 cuando David Beckham aceptó posar en la portada de la revista gay británica Attitude, alegando que no es su propia homosexualidad sino la satisfacción de tener muchos seguidores entre los gays. En ese momento, ese movimiento parecía un punto de inflexión capaz de derribar barreras, pero en cambio el gesto de Beckham permaneció aislado. Hace un año Radja Nainggolan, dijo a la televisión belga que “los futbolistas no pueden revelar que son homosexuales, si lo hacen, terminaran con su carrera. El mundo del fútbol tiene códigos precisos y sus rituales, como los autos deportivos y las mujeres hermosas “. Griezmann, no es nuevo en el compromiso social, ha participado en el pasado en campañas contra la violencia contra las mujeres.

Nuevo informe de ILGA Europe

Hoy se publicò el nuevo informe de ILGA EUROPE (Rainbow Europe 2019) donde se revela un retroceso visible en las leyes y políticas que salvaguardan la igualdad y los derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) en un número significativo de países europeos.

Aqui podeis encontrar el informe completo

Y este es el mapa actualizado con los nuevos datos.

Canadá acuña una moneda conmemorativa por el 50 aniversario de la despenalización de la homosexualidad

Han pasado cincuenta años desde que Canadá despenalizó la homosexualidad. Para celebrar el aniversario, el gobierno ha decidido acuñar una moneda que pueda celebrar el progreso en los derechos LGBT. Es un dólar que contiene las palabras “Equality-Égalité” (Igualdad).
“Durante más de cincuenta años, los canadienses han luchado por su derecho a amar, casarse, dar a luz a una familia y vivir sus vidas abiertamente de la manera más auténtica”, declaró el Ministro de Finanzas Bill Morneau. La moneda para la igualdad reconoce sus victorias y nos alienta a todos a construir un Canadá mejor y más inclusivo porque nos enriquece a todos”.

Pete Buttigieg, gay casado y católico: es la nueva cara de los demócratas estadounidenses

“El alcalde Pete” toma el campo. “Este es el momento, probablemente el único en la historia de Estados Unidos, donde debería ser lógico que alguien de mi edad, con la experiencia del medio oeste industrial, traiga algo que realmente ayude a los estadounidenses”. Con estas palabras comenzó la campaña electoral para la presidencia de Pete Buttigieg en Estados Unidos, alcalde de 37 años de edad, de South Bend, Indiana. Buttigieg nació allí mismo, en el estado donde Donald Trump ganó con más de medio millón de votos en comparación con Hillary Clinton. Buttigieg comenzó su larga campaña desde la antigua fábrica de automóviles Studebaker, que se cerró en la década de 1960 y se convirtió en un complejo que da la bienvenida a nuevas compañías de alta tecnología. Símbolo de “cambio que está ocurriendo, estemos o no preparados”. Casi una investidura parece provenir de la Casa Blanca: “Creo que me gustaría competir contra él”, dijo el presidente en una entrevista con la radio Wmal Dc.

Hay una foto que marca la historia de su primer encuentro: el beso con su compañero Chasten Glezman, que dio la vuelta al mundo. Aunque el vicepresidente Mike Pence atacó: “La homosexualidad es un pecado”. Y no es la primera pelea entre los dos, uno católico y el otro protestante. “Si el hecho de que yo sea homosexual es una elección, entonces se hizo en un lugar muy alto”, dijo Buttigieg. Aumentado la dosis: “Deseo que los Mike Pence del mundo lo entiendan: si tiene un problema con lo que soy, su problema no está conmigo, su problema, caballeros, está con mi creador”. No fue la primera disputa sobre los derechos de las personas LGBT entre los dos políticos nacidos en Indiana. En 2015, Pence, entonces gobernador, había sido muy criticado por defender la ley de “libertad religiosa”, que luego se revisó, lo que permitiría a comerciantes, comerciantes y restaurantes rehusar atender a clientes homosexuales por razones religiosas. Y Buttigieg había comentado: “Mi problema es cuando estas creencias religiosas se usan para dañar a otras personas”.

“Necesitamos una nueva generación de líderes” Buttigieg también desafió a Donald Trump el presidente más viejo de la historia de Estados Unidos. Y el desafío para 2020 ya ha sido aceptado por el presidente: “Me gustaría competir contra él”. El respeto de los mayores ya se ha ganado. Y no es una simple cuestión de edad, sino de generaciones: “Ha llegado el momento de alejarse de la política del pasado para ir hacia algo diferente, necesitamos una nueva generación de líderes”. Y Buttigieg lo representa, no solo por razones personales. Para aspirar a convertirse en el presidente más joven de todos.

Tres palabras clave guiaron el discurso de lanzamiento de su campaña por el liderazgo del Partido Demócrata: “Libertad, seguridad y democracia”. En primer lugar, la libertad, “algo que nuestros amigos conservadores han comenzado a tratar como si fuera el suyo”. Segundo punto, seguridad, que “es mucho más que poner una pared”. Porque “la nación más grande del mundo no debe tener nada que temer de los niños que huyen de la violencia”. Sobre todo, los niños que huyen de la violencia no deberían tener nada que temer de la nación más grande del mundo “. Para terminar la lista con la democracia: “No es muy republicano si nuestros distritos están diseñados de tal manera que los políticos eligen a sus votantes, y no al revés”. Por último, una nota sobre el clima. “Ni siquiera podemos elegir quién presentó el mejor plan para combatir el cambio climático, porque solo un partido político ha presentado un plan”. ¿No te gusta nuestro plan? Bueno, ¡muéstranos el tuyo! “Y el clima también acompaña a la nota final del discurso:” Tenemos la oportunidad de inaugurar una nueva primavera estadounidense “.


Irlanda del Norte: el atentado mata a una periodista lesbiana comprometida con los derechos LGBT

Su nombre era Lyra McKee, solo tenía 29 años. Según los informes, fue alcanzada por algunas balas disparadas por los terroristas del autoproclamado New Ira, que la afectaron gravemente. No tuvo tiempo de llegar al hospital en Derry, teatro del choque. Su corazón dejó de latir durante el transporte. No había habido ataques en Irlanda del Norte durante décadas. Esta noche ha vuelto el miedo, con coches bomba, cargas policiales y disparos.

Lyyra McKee era una reportera en Belfast para seguir la situación en el Brexit. Se encontró en ese lugar para recopilar información y se encontró en el centro del ataque. La policía ya ha iniciado nuevas investigaciones para averiguar quién es el asesino. Mientras tanto, las páginas de medios sociales de los principales periódicos le han dado a McKee un pensamiento, llorando por su trágica muerte. Los investigadores ya han hecho saber que este es un acto de terrorismo, por lo que será tratado como un caso de asesinato, no como un accidente.

En 2017, escribió sobre la correlación entre la homosexualidad y la religión. Dijo que durante un viaje a Florida visitó una mezquita y explicó su vida antes de salir y las dificultades internas que tuvo que soportar precisamente por su religión. Se sorprendió de que la Mezquita de Orlando había condenado inmediatamente el atentado al club Pulse en el que 49 personas perdieron la vida, mientras que muchas otras iglesias cristianas ni siquiera habían mencionado lo que había sucedido, ya que eran personas LGTB.

Durante la entrevista también recordó a su familia, que la apoyó después de su salida del armario, a la edad de 21 años.

EEUU: les persones trans* ya no pueden ser marines.

La controvertida propuesta del Pentágono sobre la exclusión de les persones trans* del ejército de EEUU entró en vigor el 12 de abril. Los promotores de la medida argumentan que no afectará a los marines que ya están en servicio, sino solo a los nuevos reclutas. Sin embargo, es probable que esta ley tenga un efecto en aquellos que ya son parte de los marines, enviando un mensaje de indulgencia a aquellos en el ejército que discriminan a los soldados trans.

La prohibición impide que las personas que han sido diagnosticadas con disforia de género ingresen en el ejército. Les persones trans pueden ser parte del ejército, pero solo si cumplen con los estándares del tipo que se les asignó al nacer. Trump había prometido la prohibición con un tweet en 2017, pero luego los tribunales inferiores habían puesto la iniciativa en espera. Sin embargo, en enero de 2019, la Corte Suprema de los Estados Unidos levantó el bloqueo impuesto por los tribunales.

En agosto de 2017, la administración de Trump anunció la decision anticipada por los tuits del magnate: la voluntad de regresar a la era anterior a 2016, cuando les persones trans* no podían servir abiertamente en el ejército. Fue Barack Obama quien puso fin a esta prohibición: desde el 1 de enero de 2018, les persones trans* han comenzado a unirse al ejército. Trump ha expresado desde el comienzo de su mandato la voluntad de restablecer la prohibición, eliminando, entre otras cosas, la asunción por parte del ejército de los gastos médicos de transición que estas personas podrían haber enfrentado.

La prohibición de que les persones trans* se unan al ejército era diferente de la política de “Don’t ask, don’t tell” (“No preguntar, no digas” establecida en 1994). Según esta regla, los soldados homosexuales o bisexuales podrían unirse al ejército siempre y cuando mantuvieran oculta su orientación sexual. La legislación sobre persones trans*, por otro lado, tenía una connotación médica, y de hecho permitía a los comandantes desplazar a los soldados trans a voluntad.

El razonamiento detrás de esta prohibición, que no tenia base científica, era que la disforia de género podría implicar una condición física y emocional que afectaría la capacidad de una persona para servir en el ejército. Todavía había persones trans* entre los marines, ya que había personas homosexuales y bisexuales durante el período “No preguntes, no digas”, pero la prohibición los obligó a esconderse, lo que los puso en condiciones de gran incomodidad.

Charlotte Clymer, una veterana trans*, habló en el plateau televisivo de MSNBC para decir: “Durante más de tres años he doblado banderas estadounidenses en los ataúdes de mis compañeros que murieron en Aghanistan o Irak. No sabía su género, su color, su religión o su origen, todo lo que sabía era que murieron en un gesto altruista, y que su ataúd estaba cubierto por la bandera estadounidense ».

Añadió: “A pesar de haber sido objeto de discriminación y odio, hay muchos soldados abiertamente trans* que están valientemente sirviendo en zonas de guerra, profesionales entrenados y algunos de los soldados más brillantes. A pesar del estrés y la ansiedad generados por tener un comandante en jefe (el Presidente de EEUU) que no confía en elles, un comandante en jefe que nunca ha servido un solo día en uniforme, continúan haciendo un trabajo que refleja lo más altos estándares de excelencia “.