Brasil, la LGTBfobia se convierte en un crimen. El veredicto de la Corte Suprema que no le gusta al gobierno.

Una sentencia histórica traza un nuevo camino en Brasil para defender los derechos civiles. La Corte Suprema Federal decidió por mayoría (seis votos de cada once) equiparar la homofobia y la transfobia con el racismo. Ambos serán considerados delitos y pueden ser castigados hasta 3 años de prisión.

El veredicto pronunciado por el Supremo da la bienvenida a dos apelaciones de la asociacion de Brasil de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (ABGLT) y al Partido Popular Socialista (PPS) promovido en 2012 y 2013. El debate comenzó en febrero pasado. La votación estableció la sanción, pero las conclusiones deben llegar el 5 de junio cuando la Corte se reúna nuevamente.

El veredicto marca un punto importante en la batalla por el respeto de los derechos civiles, especialmente con respecto a la esfera y la orientación sexual. Las personas gays y lesbianas permanecen gueteadas y perseguidas, víctimas de violencia y agresión. Solo este año, 141 hombres y mujeres que forman parte de la gran población LGBT han sido asesinados. Pero el pronunciamiento de la quinta sección de la Corte Suprema Federal es también un signo de su independencia y su papel principal en los principios constitucionales que abre un nuevo conflicto en las relaciones ya tensas con el gobierno de Jair Bolsonaro y el frente conservador del Congreso.

Los jueces piden a la Corte Suprema que inste al Parlamento a aprobar una ley contra la homofobia y la transfobia, pero de inmediato establecen que son delitos iguales al racismo. Hubo una carrera contra el tiempo entre el poder judicial y el poder legislativo. Un proyecto de ley sobre identidad de género fue presentado al Senado hace dos días y luego aprobado por la Comisión Constitucional y la Justicia. Extiende el crimen de racismo también a la discriminación en la identidad de género.

El Congreso quiso anticipar la discusión y el voto de la Corte Suprema. Lo consiguió pero solo parcialmente. Pero esto le permitió no ser desplazado y enviar una nota de aclaración al Supremo con quien afirmó haber abordado el tema.

Se trataba de decidir si esperar al proceso legislativo y, por lo tanto, respetar la autonomía del Parlamento o votar de inmediato y establecer un principio constitucional. El presidente de la TSF, Antonio Dias Toffoli, llevó el caso al pleno. Hubo una larga discusión, con el concejal Luís Roberto Barroso presionando para la votación explicando que “todos los que son atacados y discriminados no pueden esperar” y Toffoli, a favor de una suspensión para no entablar relaciones con el Congreso, que él respondió: “Todos los datos dicen que ya hay una disminución en la agresión y la violencia”. Pero al final prevalecieron los votos a favor de un veredicto.

La derecha está furiosa. Algunos parlamentarios pidieron la destitución de los concejales de TSF que votaron a favor. Son los mismos que promovieron la “marcha loca” del domingo en apoyo de Bolsonaro.

El choque entre el Supremo y el Congreso está en su apogeo. En juego está el otro gran tema: el de las drogas. La semana pasada, el Senado aprobó una ley que refuerza las penas por el uso y posesión de maconha, la marihuana brasileña. Y esto es precisamente en vísperas de una sentencia del Tribunal Superior Federal que, en cambio, apunta a la despenalización.

Autor: aikkomad1

Activista LGTB y para los DDHH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s