Una breve historia de la antigua cultura gay de Hawaii

En la cultura tradicional hawaiana, al igual que en las demás culturas aborígenes del pacífico, la diversidad sexual era una parte aceptada de la vida. las personas solían ser bisexuales, y era comun para los hombres mayores el tener amantes masculinos mas jovenes (aikane) con el propósito de evitar embarazos no deseados. El lenguaje hawaiano no tiene artículos definidos por sexo (“el” o “la”) y se consideraba que todas las personas tenían una mitad femenina y una masculina. Algunas veces una persona nacida varon, al ir creciendo expresaba su mitad femenina y era criada como Mahu (o tercer género, noción similar pero no idéntica a lo que conocemos como mujer trans) quienes eran respetadas por la comunidad al considerarse que tenían poderes espirituales, y eran usualmente las encargadas de conservar los relatos e historia de las comunidades. todo esto cambió radicalmente a partir de 1820 cuando se dió la evangelización del archipiélago por misioneros estadounidenses.

En el Hawai pre-europeo, si un hombre era particularmente guapo y talentoso en el baile o el canto poético, un Gran Jefa puede mantenerlo como amante. Dado que se creía que los jefes de alto rango descendían de los dioses, a Aikane se le otorgaba un estatus político y social especial como resultado de sus favores sexuales con la familia real, aumentando así su propio rango. Las relaciones homosexuales entre los hombres permitieron a los jefes poner a prueba la lealtad de sus guerreros mientras prevenían embarazos no deseados o preservaban líneas sagradas de sangre.

La tripulación del capitán Cook fue testigo de esta sociedad en 1778 y mantuvo diarios detallados. Se enteraron de las concubinas (a menudo masculinas) cuyos asuntos, como dicen los diarios, “es cometer el pecado de Onan sobre el viejo rey”, una referencia al sexo oral. “Es una oficina que se considera honorable entre ellos”, continuó la sorprendida escritora de registros, “y nos han preguntado frecuentemente al ver a un apuesto joven si no era un Ikany [Aikane] para algunos de nosotros”.

Todo esto cambió una vez que los misioneros descendieron a las islas en 1820 imponiendo sus estrictas convenciones evangélicas pentecostales a los “paganos” hawaianos. Dictaron que todo sexo era moralmente malo a menos que fuera para la procreación dentro de un matrimonio santificado. La subcultura Mahu fue forzada bajo tierra; La tradición de Aikane fue condenada con dureza como un pecado mortal intolerable y extremadamente desviado. La homofobia nació en las islas.

Hoy en día, la tradición Aikane se ha desvanecido o ha sido absorbida por la cultura gay al estilo occidental. Mahu, por otro lado, aún vive sus vidas en el Hawai de hoy. Si una familia tiene cinco hijos, es estándar

criar al sexto niño como hija para adoptar el rol femenino de cuidador familiar ya que faltaba una hija adecuada. Esto proporciona mano de obra adicional para las tareas tradicionales de las mujeres, como cocinar y criar niños. Si eso implica o no la homosexualidad no es importante.

El significado moderno de Mahu ha cambiado de su definición original. Hoy en día, los lugareños suelen usarlo como un término despectivo para drag queens y afeminados hombres gay.

Este artículo fue escrito por Eliot Rifkin y publicado originalmente en la revista Queensland.

Autor: aikkomad1

Activista LGTB y para los DDHH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s